La liquidación presupuestaria de 2018 da un superávit de casi 20 millones de euros

Por octavo año consecutivo el Ayuntamiento de Boadilla del Monte ha cerrado el ejercicio presupuestario (2018) con superávit, en este caso de 19.668.195,58 euros- el segundo más alto desde el año 2000- que podrán destinarse a nuevos proyectos de inversión al tener el Consistorio amortizada completamente su deuda desde 2015.

Los datos son los siguientes:

  • El resultado presupuestario corriente sin ajustes (ingresos menos gastos corrientes) asciende a 15.073.248,08 euros. A esta cantidad se añaden los datos de las operaciones de capital (por ejemplo, transferencias de otras administraciones) y ,tras los ajustes a los que la ley obliga, se obtiene el resultado Presupuestario Ajustado que asciende a 11.979.461,22€.
  • El Remanente de Tesorería Total del Ayuntamiento suma 58.187.840,33 euros, prácticamente el mismo que en 2017; en él se incluyen derechos pendientes de cobro al final del ejercicio, obligaciones pendientes de pago, ajustes por partidas pendientes de aplicación y los fondos líquidos (dinero en cuenta y depósitos bancarios) que tiene el Ayuntamiento y que ascienden a 51.110.166,75 euros (2 millones más que el año anterior).
  • De estos 58,1 millones de Remanente de Tesorería Total, 32.066.516,49 están “afectados”, es decir, vinculados a proyectos de inversión ya contemplados en los presupuestos de 2019. El superávit se obtiene restando al Remanente esta cantidad más las deudas consideradas de difícil o imposible cobro.

El porcentaje de ejecución de los ingresos ha sido en 2018 del 111,46% (al incluir también los incorporados en el suplemento de crédito); este dato, sumado a unos ingresos mayores que los estimados en varios conceptos, es el que facilita el superávit obtenido. Algunos ejemplos son Plusvalía (2 millones más); ICIO (2 millones más); licencias de obra (500.000 euros más) o participación en tributos del Estado, (200.000 euros más).

También el criterio prioritario de adjudicación a precio en la gestión municipal permite tener unas bajadas de en torno al 20% de media, lo que genera muchos sobrantes en determinadas partidas que se pueden destinar a obras y actuaciones.