Crónica del pleno del 29 de enero en Boadilla

Pleno BoadillaEl Ayuntamiento de Boadilla celebró este viernes el pleno ordinario del mes de enero. La sesión arrancó con el cambio de portavoz en el grupo político de Ciudadanos. La nueva diputada y miembro de la mesa de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados Patricia Reyes, quien era la que ocupaba el puesto ahora, ha dejado su puesto a Ricardo Díaz, número cinco de la lista que la formación presentó en las municipales de mayo y que acababa de entrar, de manera reciente, a formar parte de la Corporación.

Dentro de la comisión de servicios a la ciudadanía, se aprobó la ordenanza municipal relativa a la protección de datos de carácter personal, para dar después paso a mociones presentadas por la oposición. La primera fue presentada por el grupo Mixto -de manera conjunta con el Partido Popular- y versaba sobre la inclusión de cláusulas sociales en la contratación pública del Ayuntamiento de Boadilla. La propuesta de pleno recogía porcentajes relativos a la discapacidad, la igualdad de género, personas mayores de 45 años y menores de 30. Aprobada con la abstención de APB.

Ciudadanos vio cómo era rechazada su moción de instar al Gobierno a limitar los mandatos de alcaldes y concejales a dos mandatos. La misma no indicaba que fuera con carácter retroactivo y desde el PP se le señaló que también podía ponerse un límite por debajo, en referencia a los 2 meses de permanencia que tuvo la número 2 de Ciudadanos, Zaida González. También fue comentado, en un tono amable y cordial, los 13 años que el líder de APB, Ángel Galindo, lleva en la corporación local. 

Fue precisamente Alternativa por Boadilla quien presentó las tres medidas de pleno siguientes, con las que acabó además ese primer bloque. Las tres fueron aprobadas por unanimidad y el contenido fue: extensión del servicio del Centro de Atención a la Familia (CAF) y la publicación en la web del Consistorio de las actas de las juntas de Gobierno. Sobre la primera el portavoz del partido proponente reconoció que «el CAF funciona de manera bastante satisfactoria», si bien pidió que el tiempo de tratamiento se ampliase a más de 6 meses. Según la concejala del área, Sara de la Varga, ese período es «con carácter general» y que la atención «se ajusta a las necesidades de los vecinos». Además, hubo el compromiso de que se le diese mayor difusión. En la segunda se pidió la temporización de algunos semáforos en la avenida siglo XXI, la iluminación de varios pasos de cebra y la instalación de un radar fijo en Infante Don Luis. «En seguridad vial no hay política», señaló Javier Úbeda, edil del equipo de Gobierno. Relativo a la tercera la secretaria del Ayuntamiento indicó que, por cuestión de protección de datos, lo que se podría subir es un documento elaborado por ella misma de las citadas Juntas de Gobierno. 

Alternativa por Boadilla también abrió la comisión de servicios a la ciudad. El tema a tratar fue la mejora del servicio municipal del mantenimiento de los centros públicos de infantil y primaria. APB pidió revisar los protocolos de actuación que, según esta formación, irían al «tran-tran». Raimundo Herráiz, concejal de Urbanismo, tachó la propuesta de «catastrofista, oportunista y alarmista», además de señalar que «no se corresponde con la realidad». La discusión se enfrascó en donde venían las quejas, el dinero que se había gastado en la mejora de los centros en los últimos 3 años (1,5 millones) y desde APB se pidió «mayor agilidad».

Por su parte el PSOE presentó al pleno la moción que ya adelantamos aquí, cuyo contenido iba sobre la Operación Asfalto y su petición de traslado a los meses de julio y agosto. Desde el Consistorio se defendió que la idea era empezarla entre junio y julio -mejor época por no molestia de tantos vecinos y porque en épocas de lluvia es menos efectivo- y que si este año se hizo a finales de año fue porque coincidió, en el caso de la urbanizaciones históricas, con la renovación de la iluminación de las mismas. Además, hubo una discusión entre el concejal de Obras, Javier Úbeda, y Delia López, portavoz del PSOE, por unos tuits publicados por la socialista.

La comisión de Hacienda y Cuentas se centró en la moción traída por el Grupo Mixto, que también contó con el beneplácito del PP, sobre la adhesión del Ayuntamiento de Boadilla al plan de Empleo Joven de la Comunidad de Madrid. La discusión en el pleno estribó entre que ya no era posible presentarse a las últimas ayudas y que las de este año aún no habían salido. 

Ruegos y preguntas

APB: Su concejal, Félix Jiménez, le rogó a la concejala del equipo de Gobierno, Sara de la Varga, que rectificase unas alusiones personales realizadas en una moción anterior. Así sucedió.

PSOE: Su edil, Alberto Doncel, preguntó por qué no siempre están los políticos impulsores de proyectos en la mesa de contratación. El alcalde de Boadilla, Antonio González Terol, respondió que «no creen en que los políticos deban estar allí, ya que son los técnicos quienes realizan los pliegos». 

Hubo una segunda cuestión acerca del gimnasio del pabellón Felipe VI. 

Entre el público presente se encontraba Sergio Álvarez, coordinador de la asamblea de IU en Boadilla, que hizo visible con una pregunta -los asistentes tienen un turno de preguntas a la Corporación municipal- la situación de ruptura total iniciada justo antes de las elecciones municipales entre la propia asamblea y el ahora llamado grupo mixto, encabezado por la edil Beatriz Martínez, unos apoyados por el partido a nivel federal y otro a nivel autonómico.