El retén de bomberos forestales de la Comunidad de Madrid ya está instalado en Boadilla

El retén de bomberos forestales de la Comunidad de Madrid se encuentra  instalado en la finca de La Milagrosa para asumir las tareas de prevención de incendios en el monte durante la época de mayor riesgo – entre el 15 de junio y el 15 de septiembre-.  Además de los efectivos, los bomberos cuentan con un camión bomba forestal pesado con capacidad para 3.500 litros de agua.

Al retén, que trabaja en turnos de mañana y tarde, se suma el personal municipal,  que se encarga de realizar tareas de vigilancia desde la torreta instalada en el monte a tales efectos, en horario de 9:00 a 22:00 horas, de lunes a domingo. A lo largo del año también acometen labores de limpieza y resalveo así como de mantenimiento de las fajas de seguridad, al que  se suma el desbroce natural que realizan las ovejas que pastan en Boadilla durante varios meses cada temporada. 

Las instalaciones en las que se encuentra el retén fueron cedidas hace varios años por el Ayuntamiento a la Comunidad de Madrid en virtud de un convenio firmado entre ambas  instituciones.